Archivos de la categoría ‘futbol’

Salón de mi casa. 23:30 de la noche. Sobre un papel, cientos de anotaciones, decenas de esquemas, cambios de posiciones, movimientos ofensivos, defensivos, en definitiva muchas ideas que intentamos plasmar de la mejor manera posible sobre un papel. Ese es siempre, o casi siempre, el punto de partida; un papel en blanco. Todos los entrenadores hemos ganado muchos títulos sobre papeles en blanco, el problema aparece después, cuando la transferencia se debe realizar al campo, cuando todos los ejercicios que hemos diseñado, aquellos con los que queremos conseguir nuestros propósitos, deben realizarse de manera real.

Táctica

La transferencia puede estar íntimamente ligada a la metodología. Y digo “puede” porque no siempre es así. O al menos no en todos los entrenadores suele ser así. Y creo que es positivo que sea de esa manera. Porque aunque no compartamos muchas de las metodologías de nuestros colegas, si somos inteligentes, aprenderemos de ellos. De TODOS. Y depende de la metodología porque cada entrenador puede decidir cómo transfiere esos datos sobre el papel al campo de juego. Decide si es mejor hacerlo de manera analítica o dentro de un contexto de juego lo más real posible. Un nadador puede mejorar su técnica si nada durante una hora estando completamente solo dentro de una piscina. Pero, ¿mejorará de la misma manera si tiene a su lado a 6 competidores que le exijan?. Probablemente mejore en otros aspectos (competitividad, capacidad aeróbica, etc…) pero seguramente no mejore su técnica al no poder pausar y ser aconsejado por su entrenador para mejorar. ¿Es esto peor?. No. Es distinto. Pero cada capacidad condicional tiene un método y una manera en la que su transferencia será más óptima. Es misión del entrenador (bajo mi punto de vista), encontrar la mejor manera para que ESE deportista mejore en la mayor parte de aspectos posibles y sea, como fin último, mucho mejor en su disciplina.

Pero seguimos con el mismo interrogante, ¿cómo transferimos del papel al escenario de juego?. Para intentar contestar a esta pregunta yo formulo otras: ¿cómo quiero jugar?; ¿qué objetivos persigo con mi entrenamiento?. Sobra decir que no tiene sentido trabajar algo en los entrenamientos que luego no se plasmará en los partidos. Es tiempo mal empleado. Entonces, la mejor manera de transferir conceptos al (por ejemplo) fútbol debería ser generar el mayor número de situaciones REALES y que esas situaciones sean el punto de partida a correcciones que hagan mejorar a nuestros deportistas. Me parece una muy buena manera de trabajar, pero pobre a la hora de generar valor añadido. Es decir, “dejamos” demasiado trabajo a la generación de situaciones aleatorias. Aportemos valor, generemos nosotros mismos el error o generemos el pensamiento en la cabeza del deportista y, si se equivoca, enseñémosle para que mejore. No olvidemos que tanto el entrenamiento como la competición no son ecuaciones, son entes vivos sobre los que tenemos una amplia capacidad para interceder. Y digo interceder, no ejercer. Porque ejercer es dar soluciones, no pautas para que lleguen a ellas.

Así que, finalmente, tenemos una idea, generalmente muy buena (sobre el papel todas tienen buena pinta) y diferentes maneras de transmitirla: de manera analítica, dentro de un contexto de juego, dejando que ocurra y corrigiendo el error o generando nosotros mismos el error. Creo que la mayor parte de los entrenadores cometemos el error de tener que decantarnos por una de ellas. De que algo tenga que ser blanco o negro. De buscar el juego de posición o ser más de periodización táctica.

Si sumamos cada uno de los factores, la ecuación mejorará nuestro rendimiento. Es más, incluso aunque incluyamos ejercicios de los que normalmente descartaríamos, posiblemente esos nos sirvan para crecer en vertientes que desconocemos.

Pero, como siempre, esta es la teoría.

Se jugaba el enésimo Clásico entre Barça y Real Madrid, el partido del siglo de este año…hasta que llegue el siguiente.

En una primera parte en la que el Madrid se encontró muy cómodo y en la que fue superior, no supo o no pudo plasmar esa superioridad con un marcador más favorable a sus intereses. Con los laterales del Barça bien sujetos (solo Jordi Alba se prodigó en ataque los primeros 10 minutos), la creación de situaciones favorables a su equipo corrían de la mano de los que son sus iniciadores habituales, Messi en el costado derecho y Neymar en el izquierdo, toda vez que Rakitic e Iniesta también estaban sujetos por el buen trabajo de Kroos, Modric y las ayudas en banda de Bale e Isco (1-4-4-2 de Ancelotti).

Con los mediocentros del Madrid tapando las diagonales de los extremos culés hacia dentro, Messi pasó a estar prácticamente desapercibido y Neymar sobrepasado con el paso de los minutos, a lo que unió, especialmente ayer, una toma de decisiones tan errónea como poco habitual en él. Dada esta situación y sin el ajuste habitual que suele producirse en el Barça en estos casos (Messi más centrado con Rakitic o incluso Suarez volcándose a banda) el partido discurría con posesiones cortas del Barcelona, pérdidas frecuentes y posesión del Madrid que, poco a poco, se iba encontrando cómodo y que encontraba en su banda izquierda y con la situación de no retorno de Messi, situaciones de superioridad clara con Marcelo desbordando una y otra vez y un Alves claramente superado. Fruto de este dominio llegaron las ocasiones del Madrid (tiro al larguero incluido de Cristiano) y, posteriormente el gol. A colación de esto, imagino que seré el único, pero yo sigo sin comprar a Marcelo. Se habla mucho de Marcelo y de las superioridades que ayer consiguió. Las superioridades que crea también tienen un punto débil muy grande a su espalda. Otra cosa es que ayer el Barça no lo supiera leer o aprovechar. Tan solo en una ocasión lo hizo cuando, en una pérdida de balón suya, esa jugada acaba en ocasión de Messi. Lo que Marcelo te da, Marcelo te quita. Desequilibrio en esa banda, para unos y otros. Al final se trata de decidir si compensa lo bueno o positivo que te aporta a cambio de las situaciones en contra que se puedan generar. Ayer el Barça no supo leerlo.

Marcelo

Respecto al Barça, tan solo una buena gestión defensiva, y la mejora en las Acciones a Balón Parado (ABP) le privaron de marcharse perdiendo al descanso. Cuando se habla de ABP, es necesario hacerlo no solo de las OFENSIVAS (donde se produce el gol) sino también de las DEFENSIVAS. Pocos equipos les han creado peligro real en acciones de este tipo pese a ser especialistas en ello. Incluido el Atlético de Madrid, un equipo de los mejores en este tipo de jugadas. Por tanto, es de justicia reconocer la mejora en este aspecto del equipo.

Y cuando se habla de gestión defensiva aparece el nombre de Pique, ayer con una actuación ENORME. Su partido es para ponerlo en las Escuelas de Fútbol. Nada fácil recuperar ese nivel tras haber sido tan criticado (con razón). Incluso Mathieu hizo un gran partido, no solo por el gol, sino por todas sus acciones defensivas. Su fichaje, tan criticado en verano, ayer pareció hasta acertado. Hasta los 20 millones que se pagaron por él, parecían amortizados. Que a nadie se le olvide que el rendimiento de ciertos jugadores es “culpa” de Zubizarreta. Caso Bravo. Caso Ter Stegen.

En la segunda parte, Luis Enrique ajusta la situación de Messi, más volcado al centro, en donde aparece para romper la línea de presión en medio campo del Madrid y desde ahí, generar superioridades. El Barça lleva el partido al ritmo habitual con el que juega y al que le conviene, explotando la máxima de los espacios libres (crearlos – ocuparlos – aprovecharlos) con sus tres hombres de arriba. Y, a partir del gol de Suarez, da la sensación que el Madrid se viene abajo, sin capacidad efectiva de reacción, beneficiada también por la aparición de Xavi para conseguir posesiones más largas y por Busquets para frenar las posibles subidas de Marcelo. Un Busquets que se antojaba fundamental para este partido pero que fue suplente. De haber estado al 100% posiblemente hubiera sido titular en un día vital para el Barça, pero su cuerpo técnico decidió apostar por los que mejor estaban (Mathieu) sin importar galones. EXACTAMENTE lo mismo que Luis Enrique hizo en Anoeta. Apostar por los que, ese día, mejor estaban. Discurso coherente y actos consecuentes. Luis Enrique. Podrá gustar o no, pero es innegable que su discurso es coherente y que no se casa con nadie. Va con sus ideas hasta el final.

Suarez

Respecto a este Barça, una reflexión. Muchas cosas que cambiar y mucho a mejorar. Entre ellas la excesiva y preocupante dependencia de Messi para todo. Lógico que el mejor jugador cree dependencia, pero grave la falta de alternativas válidas fuera de él.

Y este Barça podrá gustar más o menos, pero tiene una idea muy clara de quien es. Tiene una filosofía y una idea, que es más de lo que se tenía en los últimos años. Que a nadie se le olvide. Este Barça llevaba 2 años sin competir de tú a tú con los grandes europeos. SU estilo puede gustar o no, pero COMPITE. E insisto. Una entidad que viene de la mejor época de su historia es muy complicado que sorprenda ya a alguien. Son necesarios cambios y esos cambios implican, muchas veces, rupturas con lo comúnmente establecido.

Esa es la grandeza del fútbol. Las lecturas que todos podemos hacer. Este equipo pierde parte de su esencia para poder competir contra todos.

El Barça pierde parte de su identidad y aumenta exponencialmente su competitividad. ¿Es mejor? ¿Peor?. Es distinto…

Tras el partido de ayer en la Champions (algunos aún estamos recobrando la voz y el aliento), me vinieron a la cabeza todos los comentarios que se dicen en situaciones similares. “Los penaltis son una lotería”, “ahora ya es suerte”, “que pase lo que tenga que pasar”, “éste los tira mal y éste otro bien”, etc, etc.

Y se me ocurrió darle una vuelta de tuerca a este tema, tan hablado y comentado siempre que aparece una situación de este tipo. ¿Son en realidad una lotería los penaltis?. ¿Influye el contexto? o el que es buen tirador o “especialista” lo es, haya o no presión. Hay gente que incluso afirma eso, que la presión, si eres bueno, no te debería influir. Comentarios de todo tipo.

En el lado de los que piensan que todo se puede estudiar y predecir está la teoría de Nash, un análisis exhaustivo de todos los jugadores, porteros y tendencias de ambos. Lados naturales o anti-naturales, fuerza, colocación, altura…

Un conjunto de datos abrumador que puede ayudar a un portero a predecir la tendencia del jugador en ese lanzamiento. Pero mi duda es, ¿hasta que punto se puede predecir la respuesta de un jugador en un momento de máxima tensión?. ¿Hasta que punto se puede dar por sentado que en esos momentos de agitación extrema y de aceleración de pulsaciones una persona emite una reacción predecible?. Difícil de evaluar eso con números, desde luego.

En el lado contrario se encuentran los que consideran las tandas de penaltis poco menos que una lotería, precisamente amparándose en que el comportamiento humano en momentos de tensión máxima es harto impredecible. Además, los defensores de esta teoría dicen que, por mucho que se entrenen las tandas de penaltis, esos momentos de incertidumbre que se producen cuando estás a un elevado número de pulsaciones, son imposibles de reproducir en un entrenamiento por lo que, por muchos penaltis que tires, jamás podrás entrenarlos de manera fiel a lo que luego te vas a encontrar. De hecho, ayer mismo en la tanda de penaltis, el Atlético de Madrid falla 2 lanzamientos, los de Koke y Raúl García, sus habituales tiradores.

Mourinho Penaltis

Mourinho sobre las tandas de penaltis

En este extremo están estas declaraciones de Jose Mourinho, bastante aclaratorias al respecto. Y, según sus propias experiencias, bastante razonadas.

Entonces, vistas las dos posturas ¿cual es la conclusión?. ¿Son en realidad una lotería?. Cada uno es libre de pensar lo que considere, pero mi opinión es que todo es “entrenable” y, si bien no se pueden reproducir en un entrenamiento las situaciones de tensión de una final de Champions (por ejemplo), si se puede preparar al jugador para situaciones de máxima tensión. Hoy en día, el entrenamiento en fútbol no sólo es físico o táctico. Tampoco es solo técnico. También hay componentes cognitivos y psicológicos, componentes que nos pueden dar una respuesta aproximada sobre las posibles reacciones de los jugadores o, en mayor medida, predecir los que mejor preparados están para soportar situaciones de tensión máxima. Y eso, eso si se puede entrenar. Obviamente siempre habrá un componente difícil de controlar o de deducir pero, en mayor medida, los factores son lo suficientemente fiables como para que las tandas de penaltis no puedan ser consideradas una lotería. No nos olvidemos, la preparación de un futbolista dentro del ámbito profesional debe ser TOTAL y en todos los aspectos, aunque él mismo no lo entienda muchas veces.

¿Cuál es vuestra opinión? ¿Lotería?

Fuentes: Informe Robinson // Yahoo.com // As.com (Fotografía)

El otro día y a raíz de una conversación de Twitter surgió un pequeño debate acerca de la figura de Paco Jemez. Tanto de su aportación al fútbol actual, como de su figura o de su estilo de juego. Todo esto fue derivando hasta un punto en el que nos planteamos dedicar una tarde entera a hablar de él. Como tampoco queríamos aburriros mucho (más de lo habitual sería castigo), dedicamos este post a intentar desentrañar su figura desde diferentes prismas y opiniones todas ellas de lujo.

W. Arteaga Gutiérrez @SharkGutierrez

Sobre la opinión pública que se tiene de Paco Jemez

  • Creo que hay una falta de empatía enorme con los entrenadores. Opinar desde la tribuna es bastante fácil cuando no estás en el pellejo.
  • No digo que no se pueda criticar, pero si se hace, que sea con fundamentos o argumentos sólidos. No por especulación.
  • Creo que Jémez tiene una opinión pública que le hace muy odiable o muy elogiable. Pero nunca se ve desde un prisma “grisáceo”.

Sobre su estilo de juego

  • El elige jugar así, porque es que cada verano se le marcha media plantilla y cuenta con lo que pueden traerle. Menos recursos que el resto. Entonces, hay que tener un mensaje que cale. Y eso se hace a través de la idea y el modelo de juego. Eso les da identidad
  • Hay que ver a Jémez en otro entorno diferente y en un equipo con más recursos. Tan solo por comparar. Esa situación ya la vivió en la Liga Adelante. Estuvo en la UD y tenía una plantilla descompensada. Llegó a mitad de una temporada y le cesaron a comienzos de la otra. Luego en el Córdoba, empezó desde un inicio y sacó de una plantilla que era para salvarse por los pelos, los playoffs. ¿Por qué? Porque el Córdoba tenía más recursos y dinero que la UD en esos momentos (concurso de acreedores). Tan simple como eso.

 

Álex Couto Lago @AlexCoutoLago

 Sobre la opinión pública que se tiene de Paco Jemez

  • Está claro que Paco Jemez no está dejando a nadie indiferente, su puesta en escena pública es muy clara y contundente, su manera de manifestarse ante los medios es llana y aparentemente directa y sin dobleces. Creo que hay mil maneras de presentarse en público, esta es una, entiendo que haya gente a la que no le guste, de la misma manera que comprendo que haya gente que lo eleve por sus maneras. A mí su forma de manifestarse me parece respetable pero la forma de expresar su ideario no hace que me convenza más sobre los contenidos del mismo.

Sobre su estilo de juego

  • Un entrenador profesional prepara a su equipo para incrementar sus probabilidades de victoria. Para alcanzarlo debe utilizar a sus jugadores de forma que le permita hacer frente al rival en las mejores condiciones. Un ideario propio lo tenemos todos los entrenadores, ese ideario deberá ser adaptado a las características de los jugadores, al propio club que se representa y a las condicionantes económico-sociales que la entidad disfrute o padezca. Cada partido es un mundo. Jemez trata de representar una idea que se negocia en función de sus propias condiciones, creo que hay momentos en los que reivindicar una forma específica de jugar es oportuna y otros en los que la adaptabilidad es una señal de sabiduría y conocimiento. Su atrevimiento lo paga y lo declara, pero la realidad de un entrenador profesional no es justificar su atrevimiento sino incrementar las probabilidades de victoria ante el rival que toque enfrentar. Me desconciertan muchas de sus posturas lo que me hace dudar sobre la idoneidad de muchas de sus decisiones.

 

  Jaume Núñez @jaumenunez

 

Sobre la opinión pública que se tiene de Paco Jemez

  • Es un personaje perfecto para posicionarse de una manera radical, porque él lo es con su propuesta.
  • Paco recoge las dos corrientes típicas y tópicas de las RRSS. Los “románticos” y los “pragmáticos”.
  • Su propuesta y resultados acaba siendo arma arrojadiza de unos hacia otros.
  • Creo que Jémez no tiene ningún interés personal en crearse cierta imagen, sino que entiende que forma parte de su propuesta de cara al exterior. Ejemplos tenemos muchos, entrenadores que manejan su imagen y declaraciones buscando lo mejor (según ellos) para su equipo.

 

Sobre su estilo de juego

  • El objetivo de Paco en el Rayo es la permanencia, elige esta propuesta y la lleva hasta el final con todas las consecuencias.
  • Ha pasado momentos malos, a punto de ser destituido, y se ha mantenido en sus trece.
  • Jémez planifica la temporada con esta premisa, logrando encajar a casi todas sus incorporaciones o cesiones.
  • ¿Se le echa en cara asumir excesivos riesgos frente a los grandes? Cierto, pero la valoración de Paco Jémez, la que a él y a su equipo le vale, es la de la jornada 38. Consecución de objetivo.
  • Por último una reflexión. Se pide a los entrenadores valientes que sepan dar un paso atrás. Es más, se llega a exigir. En cambio, a los especuladores no se les pide lo contrario si su fórmula da para alcanzar los objetivos. No deja de ser curioso.

 

Ignacio Benedetti @ibenedettip

Sobre la opinión pública que se tiene de Paco Jemez

  • No es un aspecto que considere importante; el mundo es lo que es y en él hay millones de maneras de ver o interpretar nuestra existencia. Intentar convencer a todos es cuando menos un acto de banalidad extrema que nos alejaría de la esencia primordial de nuestra existencia. Por ello comprendo que Jémez es quien ha decidido ser, sin importarle en demasía eso que llaman opinión pública. Sí creo que tiene un gran mérito y es que ha sabido capitalizar su bohemia en favor de una imagen que no acepta términos medios.

Sobre su estilo de juego

  • Aquí nos adentramos en una de esas discusiones como qué fue primero, ¿el huevo o la gallina? Me da la impresión que acá sí hay un término medio, un punto de encuentro entre las limitaciones de un club como el Rayo Vallecano y las ideas del entrenador. Cada año le desmantelan el equipo y cada temporada debe comenzar cerca de cero. Dentro de la lista de posibles refuerzos, el entrenador elige los que más se adecuen a su filosofía, salvo ejemplos muy particulares como el de Miku. ¿Juega bien su Rayo? Depende de lo que comprendamos por jugar bien. En mi concepto sí lo hace; cada jugador que pasa por ese equipo parece encontrar el ecosistema perfecto para desarrollar y potenciar sus habilidades en favor del colectivo y ese colectivo parece hacerlos mejores futbolistas. Eso, en mi infinita ignorancia, es un mérito de Paco.
  • A mi parecer su ideario, su modo de comprender el juego es el acertado; nace de la intención de protagonizar. No debe confundirse esto con anarquía, desorden o falta de planificación. Simplemente se trata de una manera de concebir este juego, tan respetable como las ideas de Zubeldía, Bilardo o hasta la versión entrenador de Diego Maradona. Falta verlo en otro contexto para tener una mejor perspectiva, pero por ahora puede que me declare “soldado de Paco”…

 

Luis Santiago @LuisMenotti78

Sobre la opinión pública que se tiene sobre Paco Jémez

  • Da la impresión de que tiene a la afición dividida.
  • Sus defensores alaban su discurso directo y claro. Buena parte de la prensa agradece ese “aire  fresco” que transmite desde la lógica y el sentido común. Su carácter andaluz y cercano mezclado con cierta socarronería y picardía, aprendida en los años que ha vivido en Galicia, alimentan el verbo. Los que lo admiramos, lo tenemos como un nuevo referente y sobre todo como alguien que tiene la normalidad como característica más destacada.
  • Aún teniendo detractores, no parece que hagan demasiada sangre porque entrena al Rayo Vallecano; un equipo “pequeño” y que cae bien. La incógnita por despejar, es saber como se comportarán esos mismos críticos si llega a una entidad de mayor tirón mediático y donde únicamente los resultados son tenidos en cuenta para  el análisis, importando poco todo lo demás.

Sobre el estilo de juego

  • La consigna de “lo importante somos nosotros” parece llevarla hasta su máxima expresión. Hace creer a sus futbolistas en esta idea y ellos la asumen e incluso añadiría que la interiorizan para sentirse más cómodos. Se gustan en este papel y esto refuerza la autoconfianza y además los ayuda a crecer como futbolistas.
  • El riesgo que asumen sus equipos es evidente, pero siempre pretenden ser protagonistas y llevar tanto la iniciativa como el control del juego, independientemente de quien sea el rival. Esto le hace en ocasiones estar al borde del precipicio por lo que hay que tener una fe a prueba de bomba y mucho carácter para defenderse frente a directivas que se juegan mucho en el aspecto económico.
  • En general la razón o no para ensalzar ese estilo o vilipendiarlo vendrá para la mayoría por los resultados parciales y totales que consiga, porque tampoco se puede obviar que estamos ante un deporte de alto rendimiento.

 

Ricardo Zazo @RichiZazo

Sobre su estilo de juego

  • Habría que empezar diciendo que sus equipos son reconocibles, con lo cual existe una aparente correlación entre lo que se trabaja en los entrenamientos y lo que se plasma en los partidos.
  • Dominar el balón, intentar priorizar lo que se hace con él obliga a tener menos margen de maniobra en cuanto a modificaciones de su sistema de juego se refiere a ojos del espectador. Por supuesto que Paco modifica, pero lo hace a través del balón (recuerdo que tiene cerca de 40 salidas de balón), lo que pasa es que si el aficionado no ve líneas o algo simple que pueda entender se le tachará de atrevido a un Paco Jémez que es más práctico de lo que parece.
  • Con el sistema de puntuación imperante, tener muchos empates es un lastre. Con su Idea de Juego el Rayo Vallecano saca muchos más puntos de lo esperado, con lo cual, todos contentos en Vallecas.

Sobre la opinión pública que se tiene de Paco Jemez

  • Paco no deja indiferente a nadie, en primer lugar porque es un entrenador con personalidad y segundo porque le han tachado de romántico del fútbol como si eso pudiera existir en élite deportiva o en el año 2015. Busca su practicidad con el balón, algo menos habitual que los que racanean espacios al rival, pero el aficionado piensa en suicidios colectivos ante los grandes ignorando el resto de partidos donde el Rayo sacó tres puntos a base de creer en su idea.
  • Vivimos en un mundo de trincheras y hay que posicionarse, ignorando los grises que puede haber. Ya se sabe que de política y fútbol todo el mundo sabe en España y se necesita categorizar todo.

 

 Luis Prado @cholinho

Sobre su estilo de juego

  • La gente tiende a decir: “Jemez tiene que cambiar cosas”. Vale, perfecto. ¿Qué cosas? Hablar y opinar si, pero mojarse ya es más difícil.
  • Paco ha tenido menos recursos que muchos otros y más opciones de largarse. Creo que todos estamos ansiosos por verle en un equipo semi-grande y entonces si que ya, al tener más “prensa” pendiente de el, o se le encumbrará o dirán que ese estilo solo vale para equipos pequeños.
  • Aún estando de acuerdo con muchas opiniones de las escuchadas (de hecho creo que modificar o adaptar cosas no equivale a renunciar a tu estilo), opino que ser coherente con lo que piensas es la manera en la que puedes llevar a cabo tus ideas. Y, a veces, es mejor una derrota y tener a la gente de tu lado que cambiar tu manera de ser, con tal de estar. Ideas que pueden ser adaptables, pero SIEMPRE sin perder el norte, sin perder tu idea y tu filosofía.

 

Sobre la opinión pública que se tiene de Paco Jemez

  • No entiendo la mala prensa que tiene si, en teoría, aúna lo que todos critican: pides resultados, los tiene. Pides jugar bien o al ataque, lo hace. Y aún así hay prensa en contra, entiendo que por ser como es y por ir contra viento y marea.

Cuando me he puesto esta mañana a revisar distintos aspectos del partido del Bernabeu, no salía de mi asombro al percibir el “espectáculo” que se vivió anoche. Hacía mucho, pero mucho (y ya es decir) que no veía algo como lo de ayer. Como es complicado hacer un análisis táctico serio del partido, resumiré las cosas en las que me fijé especialmente:

  • El Schalke ayer muere con las botas puestas. Enorme actuación en el Bernabeu. Superior al Madrid en (casi) todos los aspectos del juego. Y una demostración más (por si no estaba suficientemente claro) que jugar con 5 defensas no significa jugar defensivo.
  • Al Schalke siempre le quedará la duda de qué hubiera pasado de haber dado o sacado algo más en Alemania, en un partido que, para mi, planteó con demasiado miedo y prudencia, toda la que le sobró anoche. No creo que sea necesario estar contra las cuerdas para soltar todo lo que llevas dentro. Opinión.
  • Casillas puede hacer algo más en los tres primeros goles pero todos sabíamos que, justo en los minutos finales y con el 3-4, cuando hacía falta que apareciese, justo en ese momento, es cuando iba a aparecer y salvar al Madrid. Dos paradas vitales en los últimos minutos. Respecto al tercer gol, creo que Casillas puede hacer mucho más, pero la defensa de Coentrao es una broma. Deja que el jugador del Schalke reciba sin oposición y con comodidad, que se gire y oriente cuerpo a portería, que se cambie el balón de pierna, incluso que levante la cabeza, mire a portería y tire.
  • No obstante y justo antes de esas dos últimas ocasiones del Schalke se vio a Pepe y a Iker perdiendo tiempo. En el Bernabeu y perdiendo 3-4. Es, cuando menos, una imagen que refleja bastante lo que ayer se vivió allí.
  • Otra sobre Casillas. Pitos para él y aplausos a Arbeloa (tras un partido deplorable; y digo deplorable porque no se me ocurre otro calificativo para definirlo) al retirarse. Si es que mientras hagas tweets ingeniosos, el resto da igual.
  • Respecto a Bale: ver a un jugador que ha costado 90 millones de euros poder centrar con la pierna derecha en una situación cómoda y sin oposición y que decida hacerlo a pierna cambiada, yo soy incapaz de defenderlo!!. Cuando veo eso tengo la sensación de estar perdiendo el tiempo cada vez que obligo a mis jugadoras a trabajar la lateralidad.
  • El Schalke tocó sin ningún tipo de presión en el centro del campo, llegó al borde del área sin apenas oposición y solo su limitada capacidad ofensiva le privó de hacer más goles.
  • Evidentemente y aunque no estuvo tan lejos, era muy complicado que el Madrid no se clasificase. Pero la actitud de sus jugadores es un insulto a los socios y aficionados.
  • La mejor demostración de la actitud del Madrid ayer es la celebración de Ronaldo en el primer gol. Muy inteligente y mandando un recado al resto. El único enchufado.
  • Un comentario sobre la retransmisión de TVE. A no ser que tributéis en Antigua y Barbuda, los comentarios del partido los estamos pagando todos. Muy triste. Una cosa es apoyar a los nuestros y otra lo de J.C. Rivero.

 

Carlo

Como conclusión, una reflexión en alto. El Madrid tiene algo que envidio enormemente y es algo que ya he comentado en alguna otra ocasión. Su tremenda e infinita capacidad de victoria. Un buen amigo decía hace poco que el Madrid ni tiene ni ha tenido nunca a lo largo de su historia un perfil de juego definido más allá de GANAR.

La mayoría de los equipos buscan un perfil de juego definido, una idea, una filosofía, durante años si es preciso. El Madrid ficha a 3-4-5 galacticos, gana una Champions y le vale, aunque eso conlleve actuaciones como las de ayer o tener que recomponer ciertas piezas este verano y volver a tirar de talonario.

Por cierto, ésta es la típica Champions que el Madrid puede ganar tranquilamente…

 

Líneas…

Publicado: 9 marzo, 2015 en futbol, Opinión
Etiquetas:, , , ,

Todo en nuestra vida son líneas. Líneas que no podemos traspasar, líneas de actuación, líneas rectas, curvas, en definitiva, espacios que, o te delimitan o te marcan el camino.

Pensaba en esto el otro día viendo el partido del Rayo de Paco Jemez en el Camp Nou donde, se intuía, que tarde o temprano, se llevarían unos cuantos goles. En cuanto ocurrió (nunca antes, por si acaso), empezó a circular una corriente habitual en estos casos (una línea de opinión) que cuestiona los planteamientos que de estos partidos hace Paco. Que si siempre se lleva un carro de goles, que es un planteamiento tremendamente arriesgado y suicida, que no puedes jugar con la línea defensiva tan adelantada contra un equipo como el Barça, etc, etc, etc.

El domingo por ejemplo, el problema de tirar la línea defensiva en medio campo es que, si se rompe el fuera de juego, te pueden llegar con 5 – 6 – 7 jugadores. El problema no es hacer un planteamiento arriesgado o valiente, es que, posiblemente, Jemez no tenga jugadores para llevar eso a cabo.

Aún estando de acuerdo con muchas opiniones de las escuchadas (de hecho creo que modificar o adaptar cosas no equivale a renunciar a tu estilo), opino que ser coherente con lo que piensas es la manera en la que puedes llevar a cabo tus ideas. Y, a veces, es mejor una derrota y tener a tu gente a tu lado que cambiar tu manera de ser, con tal de estar.

Ideas que pueden ser adaptables, pero SIEMPRE sin perder el norte, sin perder tu idea y tu filosofía.

El Rayo de Jemez, jugando así, lleva varios años en la zona cómoda de primera. Los resultadistas que solo aparecen en días como el domingo, deberían tener esto presente.

Cometen errores, pero este tipo de entrenadores con una idea y filosofía a admirar son, para mí, los que me hacen pensar. Y los que, ganen o no, crean diferencias. Para gustos, colores. Pero criticar con 5-0 es simple y un argumento incuestionable; lo difícil, lo realmente difícil, es hacerlo y defenderlo cuando nadie cree en ello.

E insisto, Jemez se equivoca como todos y comete errores como todos, porque el romanticismo es muy bonito pero no se ganan partidos con eso, por supuesto. Pero ponme uno como él y líbrame de Caparroses, Resinos y JIMs. Porque, al menos yo, estoy cansado de escuchar que hay ciertas cosas que no se pueden hacer, que hay que cambiar cosas “para que no te metan 5”, aún sabiendo que “esas cosas” no te garantizan nada. Estoy cansado de equipos que se cuelgan del larguero y que sacan lo mismo, 0 puntos. Cansado de prohibiciones y de líneas que no se pueden cruzar…

Proh

 

Nunca ha sido Marcelino un tipo capaz de suscitar en mí una capacidad emotiva suficiente como para llegar a admirarlo. No obstante, su trabajo es digno de mención y todos (o casi todos como suele suceder en estos casos) hablan bien de su labor allí donde ha estado. Por lo tanto, lo mínimo que se le puede conceder por mi parte es la oportunidad de volver a revisar su trabajo y sus acciones, con el fin de encontrar, quizás oculto, algo que consiga llamarme la atención.

Quizás sea esa sensación de poca empatía que me transmite o quizás todo lo que he oído hablar sobre su manera de trabajar de la que, dicen, es concienzuda y tenaz, aunque poco dada a cambios y evoluciones. Seguramente esta última parte sea la haga que me emocione menos su talante.

Aún con todo debo reconocer que me ha sorprendido gratamente. Ayer veíamos en varios informativos de deportes algunas imágenes suyas alentando a los jugadores durante el entrenamiento y nos lo vendían como algo “especial” debido a que su equipo recibe hoy al Barça en Copa del Rey. Dudo que Marcelino, eso si, haya dejado de ser así durante un solo entrenamiento en toda su carrera pero en una semana donde te mides a Madrid y Barcelona eres noticia, entrenes con energía o casques un huevo. Te guste o no. Así pues, la “noticia” es que Marcelino prepara el partido de hoy.

Marcelino

Habiendo sido junto con Javi Gracia los entrenadores que mejor han sabido leer el estilo de este nuevo Barça de Luis Enrique, es de recibo concederle el mérito que eso conlleva. Tanto en el partido de Liga como en el de Copa (ambos en el Camp Nou) fue capaz de frenar las vías de inicio de este Barça, que se ordenan a partir del balón cuando éste está en banda, cuando parte desde una posición pegada a la línea y cuando la tienen los generadores.

Agrupando gente en un perfil bajo y tremendamente centrado, su equipo permite la inclusión de jugadores del Barça por carriles externos donde éstos, en la mayor parte del tiempo no han sabido leer la situación hacia la que se les empuja, siendo incapaces de generar situaciones de superioridad y/o desborde. Por si fuera poco, Marcelino ha sabido leer claramente las oportunidades que su rival de hoy concede a la espalda de sus laterales (Alves – Alba) donde o bien Vietto o Giovanni caen para asegurar la posesión del balón y dar la oportunidad a sus centrocampistas de poder tener la posesión y el campo de frente. A partir de ahí con la inteligencia de sus jugadores y el aprovechamiento eficaz de los espacios, el Villareal crece sin límites.

Dicho esto y aún cuando el Madrigal no tiene las dimensiones del Camp Nou y su capacidad para generar espacios a la espalda y al espacio no debería ser tan plasmable, mucha de la capacidad que tenga el Barcelona para generar situaciones beneficiosas para su equipo vendrán dadas por la situación de sus interiores, de ida a la hora de crear triángulos en la frontal del área rival (Rakitic – Messi – Alves // Rafinha – Messi – Alves // Iniesta – Neymar – Alba) y de vuelta a la hora de tapar posibles espacios a la espalda de sus dos laterales.

Duelo pues, de pizarra y de talento. Me recuerda a la definición que aparece en las clases de táctica sobre los espacios libres: crearlos – ocuparlos – aprovecharlos.

Así pues y aunque no comparto muchos de mis argumentos futbolísticos con él, mis respetos hacia Marcelino.