Archivos de la categoría ‘Lugares Abandonados’

En España abundan los edificios abandonados. Con la crisis, más. Un grupo de exploradores los recorre e inmortaliza con sus cámaras.

Desde la regia estación de Canfranc (Huesca) hasta un tenebroso internado de Burgos, pasando por un avión en Bélgica. Los exploradores de lugares abandonados son un grupo cada vez más numeroso en España. Cámara en ristre, inmortalizan edificios que un día tuvieron mejor vida.

De las leyendas urbanas que circulan entre los aficionados, hay una especialmente inquietante. Habla de un casino, el de Montesblancos de Zaragoza, sobre cuyas mesas todavía estarían los billetes (en pesetas) que apostaban los jugadores.“Al parecer, porque se cometió un crimen relacionado con el casino. Yo nunca he estado. Me han contado que diez años después de quedar abandonado, todavía hay un vigilante de seguridad custodiándolo”, explica Tomás Ruiz, miembro de CELA (Club de Exploradores de Lugares Abandonados).

El CELA es un peculiar grupo que, de forma casi casual, nació en 2005 en un conocido foro de coches de internet. “Se juntó un grupo de gente (sobre todo de Barcelona) con las mismas aficiones y uno de ellos, Damián Martínez, pensó en hacer el foro de exploradores. Se empezó a correr la voz y al poco ya se habían registrado más de mil usuarios”, explica Ruiz, también autor del blog http://www.esperandoaltren.com, en el que recrea las historias de aquellos sitios –hospitales, cuarteles de la guardia civil o militares, colegios, pueblos de vacaciones, estaciones de tren, complejos hoteleros…– que un día tuvieron mejor vida y que ahora se han quedado en mitad de la nada como vestigios silenciosos de tiempos de esplendor.

Foto

Un sanatorio para tuberculosos en la sierra madrileña, un gran parque temático en Segovia que nunca llegó a abrirse, complejos de vacaciones, fábricas… Y, desde luego, la estación de Canfranc (Huesca), la meca para los exploradores de lugares abandonados. Una estación internacional que nació para crear un paso fronterizo en los Pirineos que comunicase España y Francia. Inaugurada por Alfonso XIII en 1928, se cerró entre 1945 y 1949.

“Te encuentras de todo. Incluso edificios que quedaron en ruinas antes de inaugurarse. En Hoyo de Manzanares (Madrid), me encontré una clínica con las camas hechas”, indica este explorador de 38 años que, cuando echa la vista atrás, se recuerda, muy niño, fascinado por las vías del tren abandonadas por las que paseaba con sus abuelos en Valladolid.

Tomás comenzó a explorar en 2007. Como el resto de los integrantes del club CELA, es un amante de la fotografía. Normalmente, explica, acuden en grupo. “No es recomendable ir solo. Puedes tener un accidente. Normalmente, hacemos quedadas y vamos por nuestras zonas. Otra norma es que nunca forzamos puertas ni cerraduras. Siempre encontramos un lugar por donde entrar”.
Cadáveres de los recortes

“A veces llegas a un sitio, por ejemplo una casa, y tienes la sensación como que, de repente, sus habitantes se fueron sin más, hasta dejando la mesa puesta. Sabes cuándo abandonaron el lugar porque te encuentras un calendario con la fecha de entonces”. La crisis, los recortes o la burbuja inmobiliaria han dejado cadáveres de cemento en muchos caminos, explica. “Se nota en las instalaciones militares. Ha disminuido la tropa y hay más búnkeres y cuarteles abandonados”. El explorador cita, por ejemplo, dos cuarteles enormes abandonados en Valladolid.

Ruiz asegura que en Europa existe mucha afición por este tipo de excursiones. Añade que siempre hay que ir preparado para los imprevistos y que es mejor no señalizar todos los espacios que visitan para preservarlos de las visitas de vándalos: “Si quienes están dentro son okupas, no suelen hacer destrozos. Pero hay lugares que es mejor mantener sin ubicación para no dar pistas a los saqueadores. Aquí nos encontramos con auténticos profesionales que, preparados con todas las herramientas, van a por cobre o hierro y se lo llevan todo. Hemos vuelto a lugares donde no han dejado ni una verja”.

Fuente:

Este artículo pertenece a Nieves Salinas y fue publicado en Interviu el 25/03/2013

http://www.interviu.es/ocio/apuntes/articulos/El-abandono-en-un-instante#

Hoy me apetece hablar de una de las cosas que más me apasionan, los lugares abandonados.

Esos sitios que, por una u otra razón, han dejado de ser interesantes para el hombre, o nocivos, o directamente peligrosos. Lugares donde hubo vida en un pasado y en los que ahora los recuerdos se amontonan con el fin de hacer el menor ruido posible.

Uno de ellos, para mi uno de los más espectaculares es la mina de Mirny, en Siberia.

Es el segundo mayor agujero excavado en el mundo por el hombre y fue una ciudad diseñada durante el gobierno de Stalin para satisfacer la demanda de diamantes industriales. Para la Unión Soviética de aquel entonces, los diamantes en los años de posguerra eran un objetivo estratégico de la más alta prioridad. Cuando comenzó la Guerra Fría en 1947, la Unión Soviética no tenía fuente segura de diamantes industriales por lo que decidieron impulsar el proyecto de Mirny. Hubo muchos problemas a lo largo de su vida útil, por ejemplo, que los rusos no utilizaban agua durante el procesamiento de mineral, algo necesario. La razón era que el agua se congelaría la mayor parte del año (al menos 7 meses con temperaturas propias de Siberia), y en su lugar se trituraba en seco, mucho más laborioso. Como ejemplo de lo que suponía trabajar a estas temperaturas, solo decir que para evitar que la maquinaria se congelase debía ser cubierta durante la noche.

La extracción continuó durante varios años, hasta que todo fue dejado de lado cuando se hizo muy difícil seguir con la construcción del hoyo. Posteriormente se reabriría.

Mina

Con su cierre, Mirny se conocerá como algo más que una simple mina de diamantes, la más grande a cielo abierto. Hay muchas historias que circular a su alrededor, como que podría ser un centro militar de la antigua Unión Soviética. En realidad hay una historia de opacidad en torno a ella que sigue siendo un misterio.

Como datos curiosos se puede decir que la mina tiene un diámetro de 1200 metros. O que el espacio aéreo por encima de la mina está cerrado a los helicópteros debido a algunos incidentes en los que fueron succionados hacia abajo por el flujo de aire.

Mina2

Aún y con todo, años más tarde varias empresas mineras reintentaron reanudar los trabajos, con cierto éxito hasta 2011.

Evidentemente, no solo el frío llevó al abandono en 2011 este espectacular espacio, sino que la escasa rentabilidad en la extracción de este preciado bien, no fue la suficiente llegado un momento. No obstante, muchos de los datos iniciales preveían que la cantidad de material existente era suficiente como para garantizar extracciones hasta 2025.

Quien sabe, quizás siga habiendo mucho ahí debajo, yo no tengo ninguna duda de ello.

Fuentes:

http://www.atlasobscura.com/places/mirny-diamond-mine

http://es.wikipedia.org/