Posts etiquetados ‘formar’

Capacitarse para formar…

Publicado: 14 septiembre, 2016 en Opinión
Etiquetas:, , , , , ,

Reconozco que me gusta mucho charlar sobre fútbol, tanto que me da igual el foro, porque encuentro en todos ellos detalles con los que construir y basar mi idea. El otro día hablaba con un chico de 22 años, un entrenador recién titulado que me preguntaba cuál sería mi modelo de juego si entrenase (como lo hacía él) a unos benjamines. LE contesté que “jugar”. Mi modelo de juego era “jugar”. Y que en esas edades, para mí, no había otro. Creo que no me entendió, o al menos no debí convencerle. Fundamentalmente, mi teoría es que en edades tempranas no existe el modelo de juego porque lo que no existe es el juego como tal. Los niños quizás sueñen con ser futbolistas, pero también lo hacen con ser médicos, granjeros o astronautas. No creo que deba marcarse un camino con un “modelo de juego”, condicionado a algo que no decimos pero que pensamos, GANAR.

Y es que ganar se está convirtiendo en la frontera. La frontera que, automáticamente, delimita a los que están a un lado y al otro. Ese paso a nivel que, una vez que cruzas ya no tiene vuelta atrás. Porque si de algo entiende el fútbol es de etiquetas. Ganas = Vales. NO ganas = NO vales.

El problema de todo esto aparece cuando lo llevamos al terreno de la formación. ¿Cómo puede un responsable deportivo evaluar a 10-15 niños pequeños por sus resultados? Me parece una autentica locura. Y lo que es peor, crear en sus entrenadores, quizás no debidamente formados, la idea de tener que ser obligatoriamente unos pioneros de los banquillos y descubridores del Santo Grial futbolístico. Cada fin de semana vemos a estos entrenadores diciendo a sus jugadores “contrólala” pero nunca les escuchamos decir “acuérdate que debes poner el pie de esta manera para poder controlar el balón”. Escuchamos decir “haz la cobertura” mientras la niña de 6 años se queda mirando a su entrenador pensando qué demonios será eso de la “cobertura”. Les oímos decir a esos entrenadores tan titulados eso de “jugamos con 3-4-3 con dos volantes (el portero ya ni juega)” a niños que, probablemente, hayan aprendido a contar hace uno o dos años.

nin%cc%83o

¿Cuál es el problema de esto? ¿Dónde hemos perdido la capacidad para FORMAR de verdad? Para ENSEÑAR. Para dedicar tiempo, horas, esfuerzo y dedicación a mejorar actitudes y aptitudes a los más jóvenes en lugar de concentrarnos en ganar ese partido tan importante de la jornada 10 del fin de semana. Quizás hemos perdido la esencia de lo que significa formar. ¿Puede alguien que no está formado en sí mismo formar a otros? ¿Por qué ponemos a los más jóvenes como entrenadores de los más pequeños? Ellos son esponjas, son el material más delicado que tenemos y, sin embargo, ponemos a los más inexpertos (en muchas ocasiones ni siquiera son entrenadores, solo tienen ínfulas de serlo) a “enseñarles”. ¿Por qué no dejar que alguien debidamente formado y con la experiencia suficiente (no hablo de edad) pueda explicarles el CÓMO, el CUÁNDO y el QUÉ de cada cosa?

Esto no es una crítica a los entrenadores jóvenes, ni mucho menos. Simplemente es una humilde reflexión sobre lo necesario que es capacitarse uno mismo antes de poder aspirar a capacitar a otros. En el fútbol y en la vida.

¿Qué es liderar?

Publicado: 20 julio, 2015 en Opinión
Etiquetas:, , , , ,

Esta mañana, tras una conversación en twitter con Juany G. Navarro y Jordi Juste ha surgido un debate muy interesante; hemos charlado sobre la disciplina y el liderazgo por parte de los entrenadores. Cuestión complicada ya que, hasta donde yo sé, no conozco una verdad suprema en este sentido, no conozco a alguien que pueda certificar (con conocimiento de causa y bajo notario) lo que es de verdad liderar. Así que si buscáis la respuesta a la pregunta con la que titulo este post, os confieso que os he engañado, no la sé, es aquí donde debéis parar de leer.

Para intentar otorgar luz sobre este asunto, en los cursos de entrenador nos propusieron varios modelos de entrenador, una manera de acercarse al supuesto perfil ideal de un líder. Existían, básicamente, tres tipos de perfiles: el autoritario (tipo Mourinho) en el que el entrenador es el que lleva la voz cantante y lo gestiona y controla absolutamente todo, el disciplinado (tipo Pep Guardiola) en el que el entrenador da libertad según se cumplan una serie de prerrogativas y el democrático (tipo Vicente del Bosque) en el que el entrenador usa la auto-gestión como medida de liderazgo, es decir, deja que sean los jugadores los que se gestionen prácticamente solos.

Personalmente, no creo en nada de todo esto. No creo en perfiles concretos. Creo en situaciones y en adaptaciones. Es decir, quizás en un momento dado, un grupo necesite autoridad. Pero otro grupo necesite cierta libertad. Y es perfectamente posible que ambos grupos se los encuentre el mismo entrenador a lo largo de su carrera. ¿Qué haría entonces?. ¿No adaptarse e imponer su manera de ser, sean cuales sean las demandas del grupo?. ¿Adaptarse al grupo o que el grupo se adapte a él?.

conocimiento

Personalmente creo que la mejor manera de entrenar es APRENDIENDO. Y aprender implica, fundamentalmente CONOCER al grupo. Conocer a todos y cada uno de los integrantes de tu equipo para poder, con CONOCIMIENTO, tomar decisiones. Para mí es evidente que deben existir unas normas mínimas (llamadas código interno en algunos casos, no sé si acertadamente) que TODOS deben cumplir. Pero no es menos cierto que no todos deben ser tratados igual.

Aprender

Creo que un entrenador es un actor. Un actor del Método además, de los buenos, de los candidatos a Oscar. Un actor que cada día representa 20 papeles diferentes entre sí. Le da una palmada y un gesto de cariño a aquel jugador que sabe que lo necesita, mientras se da la vuelta y aprieta con firmeza al que sabe que así va a dar el 110%. Cuando acaba el entrenamiento anima al que ha fallado a que vuelva a intentarlo, a sabiendas de que le conoce y sabe que se atreverá a ser valiente y seguir errando. También corrige al veterano que se auto-exige no fallar nunca y al que sabe que no necesita una palmada en la espalda. Incluso, cuando nadie se da cuenta, regala una sonrisa al que necesita jugar divirtiéndose. Es una palabra: ENTRENA.

LIDERAR es una palabra que, personalmente, no soporto. Me gusta llegar, trabajar, intentar que cada día de entrenamiento sea un día en el que poder haber enseñado algo e irme sin hacer ruido. Esa es mi manera de entrenar. No tengo ninguna intención de sentirme líder, que, por cierto, es una palabra que se asemeja más a “dictador de ideas” que a formador o a profesor. De hecho siempre se ha dicho (afirmación que comparto grosso modo) que un LÍDER no se hace, sino que nace. Hay gente (no solo dentro del deporte) que tiene la capacidad innata para asumir responsabilidades que otros desechan. Y eso no es mejor ni peor, es distinto. Es una cualidad como otra cualquiera.

Coaching

Pero a un líder no se le sigue porque alguien diga que hay que hacerlo; si se le sigue es porque es el primero en llegar y el último en irse. Porque su ejemplo es el que guía, no sus palabras. Por eso no creo en una palabra como tal, creo en HECHOS. No es necesario tener un perfil de entrenador, es necesaria una actitud. Y que esa actitud sea la que muestre el camino (si es que ha de ser así) al resto.